La Inteligencia Artificial como motor del s.XXI - ITCL

Burgos, 4 de octubre de 2019. Expertos nacionales en Inteligencia Artificial pusieron de manifiesto hoy en Burgos el importante papel que tiene en la actualidad este tipo de tecnología “que supone un avance social, industrial y empresarial sin precedentes”. Un “cambio exponencial” que deberá abordarse “de forma controlada” dando acceso “a toda la población” y “sin olvidarnos del papel de la ética y los valores”.

Así lo destacaron los participantes en la Jornada ‘Inteligencia Artificial. Presente y Futuro’, celebrada en la sede del Instituto Tecnológico de Castilla y León, en Burgos, dentro de los actos del 30  del centro castellano y leonés. Un encuentro que reunió a empresarios de toda la región para abordar cuestiones claves como “el desafío digital” en las empresas y el avance imparable de la cuarta revolución industrial.

El director de la Fundación Anclaje de la Junta de Castilla y León, Carlos Escudero, acompañado del José María Ruiz Santos, miembro del Patronato de ITCL Centro Tecnológico, además del director gerente de ITCL, José María Vela, dieron la bienvenida a los asistentes a una jornada cuya ponencia inicial pronunció Javier Sedano, director de I+D de ITCL. 

Sedano abordó el “verdadero potencial” de la Inteligencia Artificial que “hoy en día es un bien intangible”, lo que hace necesario “vender” ese bien intangible como “un valor añadido” capaz de aportar fiabilidad y predecir fallos a “todos los procesos en los que se utiliza”. 


“Lo que hacemos es predecir fallos”, aseveró Sedano, quien entiende que “algo fundamental” para hacer buenos modelos en IA es contar con “buenos datos” y manejar los mismos de forma responsable. “Hace diez años apostamos por la IA y no nos equivocamos”, puntualizó.

Las claves de la industria conectada

En el apartado industrial, dieron su visión del impacto del ‘machine learning’  Enrique Serrano. vicepresidente de la Comisión de Inteligencia Artificial y Big Data de AMETIC; Estella Gallego, vocal asesora de la Secretaría General de Industria, y Carlos Toledo, responsable del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial. 

Todos coincidieron en señalar que este “gran cambio” demandará “una gran inversión” para conseguir “que todas las empresas puedan llegar: tanto las pequeñas como las grandes multinacionales. Asimismo, subrayaron que “la formación será clave porque el conocimiento ya no será tan importante como la ejecución del mismo”. 

De forma paralela, dejaron patente que el talento “será esencial en el buen funcionamiento de la industria 4.0”, al tiempo que atender a una “buena combinación que pasa por sumar la inteligencia de las máquinas con los valores del ser humano y su experiencia”. 

Experiencias industriales

En el apartado de experiencias industriales pusieron sobre la mesa sus experiencias dos grandes empresas tractoras como son Gonvarri y Antolín, de la mano de sus responsables Felipe Vega y Pablo Escribano, respectivamente.

El responsable de Antolín explicó a los presentes cómo la multinacional de origen burgalés ha apostado por IA en sus procesos productivos consiguiendo “modelos eficientes y de calidad” que permiten sumar información y cuantificar posibles pérdidas. “Nos hemos embarcado así en el proyecto Fandango para monitorizar las variables de cada máquina con una foto real de cada máquina”, aseveró Escribano. 

Por su parte, el responsable de Gonvarri presentó el “gran trabajo” que ha supuesto para la compañía la puesta en marcha de procesos de Inteligencia Artificial que “ponen de manifiesto que se ha sabido adaptar a los tiempos porque sabemos que hay que estar en esa transformación digital si queremos ser competitivos”.  

Así, ambos dejaron claro que “ha sido necesario saber reaccionar a tiempo” a tenor de que “la fiabilidad” ya no está solo en las máquinas, sino en los métodos y en las tecnologías porque “hay muchos piratas” que pueden dar al traste con procesos que ahora pueden estar al alcance de todos. 

Ética y comunicación

Tras la experiencia empresarial e industrial, la jornada analizó el papel de la ética y los valores en un entorno tecnológico que “parece querer controlar al ser humano”. Así lo expuso en la conferencia titulada ‘Humanos vs robots ¿Una sociedad robotizada?’ José Luis Fernández, catedrático de la Universidad Pontificia de Comillas. ICADE.

En concreto, Fernández indicó que en esta denominada cuarta revolución industria habrá que intentar que “la robótica nos ayude y no nos ataque” al tiempo que destacó que “la inteligencia artificial se nutre de datos, a lo que llaman el petróleo del siglo XXI”. Así, analizó el ecosistema “robótico” que  puede conseguir “muchas quimeras” pero que ninguna de ellas “sea ética”. “No todo lo que se puede hacer, se debe hacer”, concretó el humanista.

En cuanto a los impactos que aporta esta “revolución imparable”, Fernández indicó que “habrá impactos positivos y otros no tan positivos”, por lo que será más que necesario analizar todas y cada una de las cuestiones para no crear a “Frankestein”. “Hay que aprovechar este impacto para bien pero sin alterar la naturaleza del ser humano”, aclaró.

La comunicación, clave

¿Y cómo comunicar tales avances y cambios a la sociedad? María Orive, responsable de comunicación Asti Technologies Group, moderó la mesa redonda en la que participaron los periodistas nacionales Carlos Otto (El Confidencial) y Patricia Biosca (ABC) en la que se puso de manifiesto “el gran papel” que tendrá la tecnología en el mundo de la información. 

Acompañados de Fernández, analizaron el “gran papel” que tienen los medios de comunicación en la transferencia de información que acompaña a esa “gran revolución”, al tiempo que valoraron cómo esa revolución de las máquinas “también tiene mucho que ver con los medios y el papel de los periodistas”.

De forma paralela, Otto indicó que “hay que valorar todo lo que hacemos y escribimos”, porque “no todas las noticias valen ni todos los titulares para conseguir un click”. Con todo, dejaron claro que “en los medios hay que contar con personas” porque “no valen las notas de prensa calcadas o las reproducciones de robot que pueden hacer máquinas, cuando la gente sigue demandando historias o contenidos de calidad que solo pueden escribir los humanos”.

Un valor para la región 

La clausura del acto contó con la presencia del consejero de Presidencia, Ángel Ibáñez, quien ensalzó el papel que llevan a cabo centros como el ITCL en el “avance y desarrollo” que vienen realizando en cuestiones como el desarrollo de la Inteligencia Artificial. Una tecnología que, a su juicio, supone un plus de progreso, y cuya puesta en servicio en todos los sectores productivos “resultará clave para el desarrollo de toda la Comunidad”. 

El responsable de la Junta de Castilla y León consideró que la IA conseguirá que tanto la agricultura, como la ganadería, pasando por la industria “sigan creciendo en una Comunidad” que apuesta por el progreso y por la innovación.

La jornada celebrada en Burgos ha contado con la presencia de importantes empresas de la región, y  se enmarca dentro de los actos de 30 aniversario de ITCL.