Auditoría de Prevención y Seguridad Laboral- ITCL

Auditoría de Prevención y Seguridad Laboral

La auditoría de sistemas de gestión debe ser entendida como una herramienta de mejora del sistema, un hito de control programado que permita a los responsables (a todos los niveles jerárquicos) saber en qué medida el sistema implantado responde a las necesidades de la organización.

Esta valoración objetiva de la idoneidad del sistema y de la adecuación de su desempeño, permite a los gestores tener la certeza de que

“se hace lo que se dice que hay que hacer” y de que “lo que se dice que hay que hacer es realmente lo que hay que hacer”.

La auditoría puede ser obligatoria o voluntaria, pudiendo diferenciarse también entre las auditorías técnicas y las de gestión.

Auditoría obligatoria

Es la que viene impuesta por una normativa o regulación vigente específica. Entre ellas destaca la Auditoría Reglamentaria de Prevención de Riesgos Laborales, según se define en el Capítulo V del Reglamento de los Servicios de Prevención. Esta auditoría sólo puede ser realizada por entidades autorizadas por la Administración.

El Instituto Tecnológico de Castilla y León (ITCL) está autorizado para ejercer esta actividad auditora desde junio de 1999.

El procedimiento auditor del ITCL ha sido desarrollado para dar cumplimiento a lo establecido para la auditoría de sistemas de prevención de las empresas en el Reglamento de los Servicios de Prevención (Capítulo V, artículos 29 a 33 bis).

Hemos utilizado toda nuestra experiencia para crear un servicio pensado para facilitar el proceso de auditoría, aportando valor a la empresa auditada con un informe completo, conceptualmente sencillo y orientado hacia la mejora de aquellos elementos del sistema de gestión que se considere que no alcanzan el nivel de cumplimiento requerido.

El desarrollo, a partir de la Ley 31/1995, de la normativa sobre Prevención de Riesgos Laborales supone para las empresas la obligación de asumir, en determinados supuestos, la necesidad de auditar sus Sistemas de Prevención.

Deberán auditarse con carácter obligatorio las empresas que hayan optado por las modalidades organizativas de la prevención de:

  • Servicio de Prevención Propio (directamente o a través de un Servicio de Prevención Mancomunado).
  • Trabajador Designado.
  • Asunción por el empresario de la prevención (en los supuestos en que puede hacerse).

De este modo están exentas de realizar la auditoría, además de las empresas que hubieran optado por la modalidad organizativa de Servicio de Prevención Ajeno, en determinados supuestos las empresas de hasta 50 trabajadores que no pertenezcan al Anexo I del citado Reglamento de los Servicios de Prevención y que lo notifiquen a la autoridad competente a través del Anexo II del mismo Reglamento

Auditoría voluntaria

Las empresas pueden someterse voluntariamente a una auditoría de su sistema de prevención, como herramienta para mejorar el mismo.

Se considera que la auditoría es voluntaria cuando la empresa que la hace no está obligada reglamentariamente, o cuando la realiza en unos plazos inferiores a los legalmente exigibles.

Entre las auditorías voluntarias se incluyen habitualmente las realizadas a los sistemas de gestión desarrollados según los requisitos de normas voluntarias de certificación (Sistemas de Gestión de la Calidad, Medioambiente, Seguridad y Salud Laboral, etc.), tales como ISO 9001, ISO/TS 16949, ISO 14001, OHSAS 18001, …

El ITCL realiza, desde hace más de 15 años, auditorías internas a los Sistemas de Gestión (ya sea individuales o integradas) de empresas clientes. Confían en la experiencia y profesionalidad de nuestra organización para aportar una mayor objetividad, independencia y valor añadido a esta actividad.

Servicio de auditoría del ITCL

El ITCL gestiona todos sus proyectos de auditoría con una orientación a la creación de valor para el cliente, que en relación con las auditorías se traduce en los siguientes principios:

  • Integridad y honestidad.
  • Imparcialidad.
  • Profesionalidad y capacitación técnica.
  • Confidencialidad.
  • Independencia.
  • Orientación a la evidencia.

Nuestro esfuerzo va orientado a que nuestros clientes perciban nuestro servicio de auditoría como una actividad útil que aporta valor a su gestión empresarial.