ITCL diseña un simulador de carretillas elevadoras que facilita la capacitación de personas con discapacidad - ITCL jQuery(document).ready(function () { if (window.location.href.indexOf("/en/") > -1){ jQuery("#footer-info span").html(' | Privacy policy | Legal note '); } });

Burgos, 6 de marzo de 2020.  ITCL Centro Tecnológico ha presentado hoy en Burgos un novedoso simulador de carretillas elevadoras que ayudará en la formación de personas con algún tipo de discapacidad. 

La Fundación CISA ha celebrado hoy la Jornada ‘Añadiendo Valor a las Empresas’, un encuentro con empresarios donde reivindicar el valor que aportan las personas con discapacidad intelectual a través de sus puestos de trabajo y dar a conocer los proyectos que la fundación social del Grupo ASPANIAS ha desarrollado junto al Instituto Tecnológico de Castilla y León (ITCL), Fundación Burgos C.F, Plena inclusión Castilla y León y la Fundación Mutua Madrileña.

En este contexto, se ha presentado el proyecto ‘Realidad virtual como recurso para el entrenamiento y la adquisición de competencias laborales entre personas con discapacidad intelectual o del desarrollo’ que ha llevado a cabo el departamento de Realidad Virtual de ITCL Centro Tecnológico con el desarrollo de un simulador de carretillas elevadoras.

Capacitación de 40 personas

El mismo tiene como objetivo el entrenamiento y la formación de personas con discapacidad intelectual como carretilleros (tipo retráctil) y facilitará la capacitación de al menos 40 personas a lo largo de 2020.

Álvaro, usuario de Aspanias, prueba el simulador

Se trata de una carretilla con mandos reales que permite al trabajador operar como lo hará en el futuro en las empresas. A través de la realidad virtual y aumentada se ha simulado con el mayor realismo posible el entorno de una empresa y su zona de almacenaje. De esta forma, los alumnos pueden conocer en detalle cómo habrán de operar en el futuro en ese mismo entorno, así como las posibilidades que ofrece la carretilla antes de comenzar su periplo profesional.

El simulador ofrece una serie de ventajas en la formación de los futuros trabajadores. En concreto, minimiza el riesgo en la parte práctica al no estar en contacto con entornos que puedan poner en riesgo al personal, tratándose de un entrenamiento realista que no presenta riesgo alguno para el trabajador.

El proyecto ha sido desarrollado gracias al apoyo de la Fundación Mutua Madrileña, que ha financiado el proyecto con 35.000 €, el máximo fijado en la categoría de innovación social de la VII Convocatoria Anual de Ayudas a Proyectos de Acción Social.