Comunidades energéticas locales: Transición y descentralización energética - ITCL ITCL

La estrategia de la UE para reformar el mercado europeo de la electricidad reconoce y promueve el derecho de los consumidores a generar, vender y compartir su propia electricidad en “comunidades de energía”. Según estimaciones de la Comisión Europea, en 2030 más de 100 GW de energía eólica y solar podrían ser propiedad de las comunidades energéticas, lo que corresponde aproximadamente el 20 por ciento del total de capacidades eólicas y solares instaladas.

Según un estudio de la consultora holandesa CE Delft publicado en 2016, en 2050 alrededor de la mitad de los ciudadanos de la UE podrían generar su propia electricidad a partir de EERR, y alrededor del 37 por ciento de esta energía provendría de comunidades energéticas.

Transición y retos

La transición energética se ha constituido en un término de referencia para designar el tránsito hacia nuevas fuentes de energía más limpias. Ésta requiere una reestructuración fundamental del sistema de abastecimiento energético, que coloque al país al frente de la economía y plantea desafíos tecnológicos, así como la concienciación y participación ciudadana además de la empresarial e institucional.

La reestructuración del sistema energético basado en las fuentes de energía de origen fósil a un suministro de energía de origen renovable cambia la estructura espacial clásica de la producción de energía. Las ubicaciones de la producción de energía fósil están definidas esencialmente por la disponibilidad de combustible, las conexiones de transporte correspondientes y por la proximidad a los consumidores. Sin embargo, los emplazamientos para la producción de EERR dependen en gran medida del espacio y recursos naturales existentes. Eso significa: disponibilidad de espacio físico para las instalaciones y el potencial energético renovable de los enclaves.

Además de la implementación de grandes proyectos de instalación de EERR con volúmenes de inversión muy elevados, como por ejemplo parques eólicos marinos, el uso del potencial de generación de EERR de forma regional a menor escala y su gestión de forma descentralizada es también un factor muy importante. En este punto se deben considerar tres aspectos estructurales:

  • La estructura espacial clásica de la producción de energía se deslocalizará hacia las zonas rurales. Esto supone una oportunidad para llevar riqueza y actividad económica a estas áreas.
  • Las deslocalizaciones de la producción en el sector de la energía pueden generar situaciones económicas regionales novedosas con redistribuciones geográficas de actividad industrial.
  • Cuanto más se apoye la transición energética en sistemas descentralizados de generación de EERR, más fuerte y resiliente será la estructura del mercado energético diversificado.
comunidades energeticas

Marco legal y cambios normativos

Los cambios estructurales descritos conducen a la necesidad de cambios en el marco legal para regular la transición energética y a una extensión de los actores involucrados en los mercados energéticos. Mientras que la generación de energía convencional conlleva una concentración empresarial, la expansión de EERR significará la diversificación creciente de actores en el mercado de la energía. De hecho, actualmente muchas pequeñas y medianas empresas se están involucrando en la planificación, financiación, producción o mantenimiento de las plantas de EERR y han encontrado un nuevo y lucrativo campo de actividad.

La electricidad proveniente de fuentes renovables se produce en gran medida de forma descentralizada y, en la actualidad, casi siempre se comercializa a través de un mercado eléctrico central. No se está fomentando por tanto adecuadamente el uso conjunto y la optimización de la generación de electricidad regional, renovable y basada en la demanda. La organización de comunidades energéticas es una solución para este problema.

Menor coste

Los miembros de la comunidad energética local generan y consumen su electricidad conjuntamente. Debido a que para esto no se requiere infraestructura suprarregional, no deberían pagar por su uso. Esto significa: Los costos adicionales en la factura de la luz, tales como cargos de red, tasas, etc. disminuirán. La electricidad producida y consumida localmente será más barata.

Los grandes proveedores de energía eléctrica pueden utilizar su acceso al mercado existente como interfaz para la comercialización de la electricidad y para ofrecer también servicios para el “mercado interior de la electricidad” dentro de una comunidad local. También se pueden integrar de forma más intensiva e incluso promover comunidades energéticas locales facilitando inversiones y ofreciendo soluciones completas a los miembros de la comunidad.

comunidades energeticas

El ejemplo bávaro: Wildpoldsried

Asimismo, los organismos públicos municipales pueden participar en comunidades locales e incluso promover acciones de este tipo. A modo de ejemplo se puede mencionar a Wildpoldsried, un pueblo bávaro de unos 2.600 habitantes, que está liderando acciones de este tipo. Esta localidad ha invertido en una gama holística de proyectos de energía renovable que incluyen casi 5 MW de energía fotovoltaica, cinco instalaciones de biogás, 11 turbinas eólicas y un sistema hidroeléctrico de pequeña escala.

Como resultado, este pueblo ha ido más allá de la independencia energética, y ahora produce un 500% más de energía de la que necesita, beneficiándose de las ventas de energía excedente a la red. Wildpoldsried muestra el potencial que tienen las energías renovables para la comunidad: desde la financiación de sistemas de energía renovable, pasando por la producción, el almacenamiento y el comercio descentralizado hasta las redes inteligentes y la seguridad en la red descentralizada.

La participación conjunta en comunidades energéticas de entidades grandes consumidoras de energía con perfiles de demanda complementarios como por ejemplo centros comerciales, plataformas logísticas o centros de producción industrial, puede suponer una gran oportunidad si se dispone de recursos suficientes de EERR en el entorno local.

Burgos es una provincia con gran potencial para la implantación de comunidades energéticas locales con altas potencias eléctricas involucradas, ya que la capacidad de generación de energía eólica en Burgos no tiene comparación en España, con más de 2 GW instalados e importantes proyectos adicionales planificados y en construcción. Adicionalmente, se trata de un entorno industrial y logístico muy significativo, con baja densidad de población y áreas extensas poco conflictivas desde el punto de vista medioambiental.