La contribución de las pymes a la innovación supera la media europea

FAE premia a cuatro pequeñas y medianas empresas por sus logros en I+D con los que señalan al resto «el camino que deben seguir para alcanzar o mantener su éxito»

Fuente: El Correo de Burgos, 28-09-2017

Los directivos de las premiadas, con los responsableas de FAE, ITCL y Fundación Caja de Burgos.

La meta de cualquier empresa, sea cual sea su tamaño, su sector o su ubicación es siempre el mismo: alcanzar el éxito. Un destino al que en el pasado ha sido posible llegar desde diferentes senderos, pero que hoy en día, en un momento de transformación tan intenso, solo es accesible por el camino de la innovación como vía para superar la «dificultad cada vez mayor para competir con otros factores, como el precio, los plazos de entrega, o la calidad». Las empresas están obligadas a «sí o sí a recurrir a la creatividad y el talento como principales fuentes competitivas, a las que hay que dotar de recursos suficientes para que se materialicen en forma de valor añadido, de resultados y de aumento de los beneficios».

Este diagnóstico de la situación actual y recomendación de cara al futuro le sirvió al presidente de la Confederación de Asociaciones Empresariales para centrar ayer la atención de los asistentes a los premios de Innovación de FAE sobre la «urgencia» de corregir la tendencia española de reducir el gasto en I+D frente al aumento generalizado de la inversión en Europa. Una cita en la que señaló a las cuatro empresas premiadas como guías en «el camino que deben seguir para alcanzar o mantener su éxito» el resto de empresas de la provincia.

Miguel Ángel Benavente repasó las cifras de la innovación en España constatando que «España está invirtiendo en I+D+i un 10% menos que antes de la crisis, mientras que la Unión Europea lo hace un 25% más», de tal manera que el retraso acumulado por ese diferencial negativo «en estos últimos cinco años» con respecto al resto del continente «devuelve a España a la situación en la que se encontraba en 2004».

A mayores, si bien es cierto que los datos revelan un ligero incremento en la inversión española en I+D en año pasado, el primero desde el inicio de la crisis, éste aumento se sitúa por debajo del incremento del PIB en ese período. Cifra insuficiente para enguajar la vergonzosa realidad de que España «es una excepción en Europa» y «forma parte del grupo de los cuatro únicos países que todavía no han recuperado los niveles de inversión de 2009».

Coincidió en las cifras y en la mayoría de los argumentos de Benavente, especialmente en la urgencia de poner remedio a este retroceso, el director general de la Fundación Caja de Burgos, Rafael Barbero, quien defiende que «el grado de innovación es una variante prioritaria en el desarrollo de la economía y las empresas».

Son, precisamente las de tamaño pequeño y mediano, las pymes, quienes más están poniendo de su parte para ganar competitividad por la vía de la innovación. Benavente, apoyándose en un informe de la Fundación Cotec, remarcó que «son las pymes quienes contribuyen al gasto en I+D y que lo hacen en un «porcentaje anómalamente alto» en comparación con otros países europeos. De hecho, el 45,5% del gasto empresarial español fue ejecutado por las pequeñas empresas, mientras que en otros países como Francia, Italia o Reino Unido este porcentaje es de aproximadamente el 20% y en Alemania ronda el 10%. Esto hace que el esfuerzo en I+D de las pymes españolas sea de los mayores de Europa». También es una «buena noticia» que «el número de personas que realizaban actividades de I+D en España en 2015 ha aumentado por primera vez desde 2010», ya que sólo quienes se dedican a jornada completa a actividades de I+D, sumaban 200.866 personas en 2015, lo que supone 633 personas más que en 2014. Más de 120.000 eran investigadores.

Barbero, por su parte, recordó el papel que desarrolla la Fundación Caja de Burgos, anfitriona del acto de entrega de premios que se desarrolló en el CAB, en favor del emprendimiento, la innovación y el desarrollo empresarial a través de las diferentes líneas que trabaja y resaltó especialmente el papel de la iniciativa ForoBurgos, que está dedicada a la imprescindible digitalización creciente en todos los ámbitos. Por otro lado, el director del ITCL y secretario técnico de estos premios desglosó los detalles de los proyectos premiados (ver columna anexa), los logros conseguidos y las dificultades superadas para alcanzar el éxito que Benavente marcaba como meta al comenzar el evento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*